Ficha si Versalles pudiese hablar

SI VERSALLES PUDIESE HABLAR. SI VERSAILLES M´ÉTAIT CONTÉ. 1954

siversallescartel

FICHA TÉCNICA

Nacionalidad: Italia, Francia

Duración: 116 min.

Director: Sacha Guitry

Artistas: Orson Welles; Brigitte Bardot; Jean Marais; ClaudetteColbert; Jean Pierre Aumont; Georges Marchal; Charles Vanel; Michel Auclair; Gino Cervi; Gérard Philipe Bourvil; Sacha Guitry; Daniel Gélin; Jean Louis Barrault; Jeanne Boite; Edith Piaf; Aimé Clariond

Productor: Sacha Guitry, Ignace Morgenstern

Escrita por: Sacha Guitry

Música: Jean Françaix

Fotografía: Pierre Montazel

Clasificación: Todos los públicos

Distribuidor: Sherlock Films

SINOPSIS

De una manera elegante y personal, Sacha Guitry nos cuenta la historia del palacio de Versalles desde su creación por Louis XIV hasta la Revolución Francesa. De María Antonieta a Rousseau y de D’Artagnan a Robespierre, el film reconstruye algunas de las escenas más importantes de la historia de Francia interpretadas por Claudette Colbert, Orson Welles o Jean Marais.

http://www.cinema-francais.fr/les_films/films_g/films_guitry_sacha/si_versailles_m_etait_conte.htm

BIOGRAFÍA Y OBRA DE S. GUITRY

Guitry, Sacha (1885-1957) Actor y dramaturgo francés, n. en San Petersburgo y m. en París. Debutó (1902) en el Teatro de la Renaissance parisino con una obra dirigida por su padre, Lucien Guitry. Es autor de más de 60 obras célebres por su vivacidad y jocosa caricaturización.
Escribió para su padre varias obras y muchas que él mismo protagonizó, especialmente Mon père avait raison (1920), Mozart (1926) y Désiré (1932). En 1935 hizo sus primeras armas en el cine, en el que fue director, argumentista y actor de numerosas películas, como Le roman dun tricheur, Les perles de la couronne (1937), Champs Elysées (1939) y Si Versailles métait conté (1954). Acusado de colaboracionismo durante la ocupación alemana, fue absuelto de todos los cargos por el gobierno francés (1947).

Sacha Guitry ha pasado por la historia del cine riéndose de modas y de tendencias. No ha intentado nunca el realismo poético, el realismo psicológico o la comedia americana. Fue siempre Sacha Guitry, es decir, que a partir de un hallazgo, por lo general divertido, abordaba sus temas personales: las ventajas de la inconstancia amorosa, la utilidad social de los asociales (ladrones, asesinos, playboys, etc.) y siempre las paradojas de la vida. Y como la vida es paradójica, Sacha Guitry fue un cineasta realista” (François Truffaut)

La singularidad como cineasta de Sacha Guitry estriba en el hecho de haber asumido la adaptación, interpretación y dirección de sus propias obras teatrales al terreno del celuloide sistemáticamente a lo largo de una veintena de años. Estrechamente conectado con el mundo artístico de principios del siglo XX –circunstancia que le permitiría abordar el rodaje del cortometraje “Ceux de chez nous” con el concurso de nombres tan ilustres como los pintores Auguste Renoir, Edgar Degàs, Claude Monet, el escultor Auguste Rodin, la actriz Sarah Bernardt o el escritor Edmond Rostand, en un ejercicio de “prestige” que repetiría con “Donne-moi ts yeus“–, Sacha Guitry recuperaría el texto teatral sobre la figura de Louis Pasteur que había escrito ex profeso para su padre Lucien. Tras el fallecimiento de este último, Jean Périer tomaría el relevo de Lucien Guitry en su transfiguración en la gran pantalla del eminente científico galo. Así pues, Sacha Guitry procedía a iniciar una nueva etapa profesional como cineasta multidisciplinar aunque sin abandonar su ejecutoria teatral, de la que surgirían infinidad de obras escritas —-un total estimado de ciento veintiséis–, buena parte de las cuales servirían para abastecer de argumentos a sus trabajos cinematográficos. Es evidente que su aplicación como director-adaptador estuvo condicionada por una concepción en la puesta en escena deudora del origen teatral de los textos escritos por él mismo. Pero Sacha Guitry asumía la práctica cinematográfica como un campo idóneo para conferir frescos históricos en los que se dieran cita un amplio muestrario de personalidades relevantes desde la Edad de la Ilustración hasta mediados del siglo XX. De esta forma, Guitry podría alimentar su condición de ególatra y narcisista al asumir los papeles de Jean Martin, François I y Napoleón III en “Las perlas de la corona” –con una estructura alegórica que años más tarde Max Ophüls tomaría para “Madame de…” (1951)– o de Charles Maurice de Talleyrand-Périgord –figura influyente en la corte imperial durante la Revolución y la Restauración francesa– en “Le diable boiteaux“. En el intervalo de once años que separan ambas producciones, Sacha Guitry fue acusado de colaboracionismo y acto seguido, privado de libertad por espacio de dos meses. Si bien se retiraron todos los cargos contra su persona, los miembros de la Academia Gouncort procedieron a su expulsión. Curiosamente, la toma de esta decisión coincidía con la puesta en marcha de “Le comédien“, un título que se correspondía con la presentación como actriz de su quinta esposa, Lana Marconi, y que servía de tributo a su progenitor. Este film se basa en la fusión de una obra de idéntico nombre y “Lucien Guitry, raconté par son fills“, el texto que le había servido de carta de presentación para su ingreso en la prestigiosa academia literaria. Guitry recurriría a este procedimiento de combinar textos de su propia cosecha en “Je l´ai été trois fois” –a partir de “Les deiseins de la providence” y “Mon double et ma noitée“–, el film que antecedía a la elaboración de su “trilogía histórica” formada por “Si Versailles n´etait conté“, “Napoléon” y “Si París nous était conté“. Desde su preestreno en la Opera de París, “Si Versailles n´etait conté” no podía eludir la polémica suscitada por el periódico parisino “Le figaró” en el que acusaba a Sacha Guitry de haber incurrido en diversos errores de cariz histórico. A pesar de estos supuestos desajustes históricos que se le imputaron, Sacha Guitry contribuyó a diseñar un concepto de espectáculo de grandes dimensiones –hasta entonces prácticamente inexistentes en la cinematografía francesa– en consonancia con su propia vanidad personal.

(Fonte: http://www.cine365.com/685029-biografia-sacha-guitry.html)

SINTESE E ASPECTOS DIDÁCTICOS

El rodaje de este largometraje se enmarca en la Posguerra, época en la que Francia vivió una auténtica caza de brujas contra todos aquellos que habían colaborado con los nazis durante la ocupación del país galo por éstos durante la II Guerra Mundial. El mismo Guitry fue juzgado por colaboricionismo, siendo absuelto de los cargos que se le imputaban. Para acallar las voces que le acusaban de traición a la patria, el artista hizo una trilogía en la que se reflejaran determinados aspectos anecdóticos de la historia nacional francesa con el fin de demostrar su patriotismo; y la primera de las tres películas fue si Versalles pudiese hablar.

RESUMEN DE LA CINTA.

Pasando las páginas de un libro, el autor relata la historia del palacio de Versalles desde su construcción durante el reinado de Luis XIII hasta mediados del siglo XX, cuando ya se ha convertido en museo nacional. La película incide en episodios más anecdóticos que propiamente políticos de la historia de Francia, pero eso nos sirve para conocer detalles sobre la vida cotidiana en la Francia del Antiguo Régimen. La historia del palacio comienza durante el reinado de Enrique IV (1589-1610), cuando este rey, que había salido a cabalgar con su hijo, fue a un paraje agreste cercano a París, encontrándose con un campesino a quien preguntó como se llamaba aquel lugar.El campesino le contestó que la familia que vivía por allí se llamaba Versalles. Años más tarde, siendo ya rey el hijo de Enrique, Luis XIII, éste construyó un pequeño pabellón de caza con el fin de entretenerse cada vez que salía de París. Al mostrárselo a su pequeño hijo, el futuro Luis XIV, éste dijo que era demasiado pequeño y que si fuera él el monarca, lo haría mucho más grande. Esas palabras proféticas se cumplieron al ser ya adulto el Rey Sol, siendo ampliada la finca por el ar-quitecto Louis Le Vau (el cual había construido también el palacio de Vaux-le Vicomte, propiedad de Fouquet) y por el jardinero André Le Notre (el cual diseñó los jardines según el modelo racionalista y ordenado propio del Barroco clasicista francés). Con el tiempo, Luis convirtió a Versalles en el marco idóneo para sus suntuosas fiestas, convirtiéndose el palacio en el símbolo del absolutismo real y de la supremacía de Francia en Europa. Poco a poco, la corte se fue instalando en el lugar, el cual fue escenario de los amoríos que el monarca mantenía con varias cortesanas, entre ellas Louise de la Valliere y Madame de Montespan, la cual fue amante del rey duranta muchos años hasta que se produjo el llamado Asunto de los Venenos, tras el cual la Montespan fue encerrada en un desván de Versalles, siendo sustituida en el corazón de Luis XIV por la marquesa de Maintenon, con quien el rey se casó en secreto tras la muerte de su legítima esposa María Teresa de Austria, infanta española. Con el paso de los años, y conforme envejecía el rey, el brillo de Francia se apagaba por los desorbitados gastos de la hacienda real en el mantenimiento de la Corte y en las guerras exteriores, el aumento de la presión fiscal como consecuencia de ésto, los reveses militares en Europa y el hambre que azotaba al pueblo. Ello motivó las críticas a la política del monarca por parte de Fenelon, arzobispo de Cambrai, aunque eso no disuadió al rey de seguir con sus guerras. Únicamente en los últimos años de su reinado se arrepintiría de sus actos, volviéndose cada vez más devoto (en parte por influencia de la Maintenon). A su muerte, su cadáver será llevado a Saint-Denis en secreto para evitar las muestras de júbilo que pueda motivar al pueblo francés la visión del cadáver del odiado rey. En su funeral, un sacerdote dirá que realmente Dios es el más grande, pues el soberano francés, que se creía tan invulnerable, era al fin y al cabo un hombre mortal.

El siguiente reinado fue el de Luis XV, llamado el Bienamado, un hombre que aunque tenía buena voluntad, era tímido, indolente e indeciso, dejando en manos de sus ministros los asuntos de estado mientras él se dedicaba a cortejar a las damas de la corte, entre las que se destacó la que fue su amante, Madame de Pompadour. Sin embargo, el rey nunca olvidó a su esposa, a la que trataba con enorme respeto. Incluso ésta llegó a ser amiga de la Pompadour. Durante el reinado de Luis se vivió un auténtico auge cultural y científico al amparo de la Ilustración, por lo que se ve a ilustrados como Diderot, Voltaire y Rousseau frecuentar las estancias de Versalles como símbolo de una época (finales del Antiguo Régimen). Éstos filósofos se dan cuenta de que tarde o temprano estallará una revolución que dará el poder al pueblo.

Finalmente, el reinado de Luis XVI representa la decadencia y el fin de la monarquía absoluta y de Versalles como residencia real. El nuevo rey era virtuoso, pero débil e indeciso, hallándose su esposa envuelta además en escabrosos acontecimientos, como el del Collar de la Reina. Sin embargo, también durante su reinado el poderío de Francia volvió a mostrarse con el apoyo a los EEUU en su guerra de independencia contra Inglaterra. Es durante el gobierno de Luis XVI cuando tiene lugar la convocatoria de los Estados Generales, lo que dará lugar a la Revolución Francesa, durante la cual el monarca y su familia tienen que abandonar Versalles. Durante la Revolución se subastaron parte de los muebles del palacio y éste permaneció cerrado hasta que en 1833, el rey Luis Felipe I lo convirtió en museo nacional, siendo testigo el lugar de importantes acontecimientos a partir de entonces ( Tratado de Versalles en 1871 y Paz de Versalles en 1919).

ASPECTOS DESTACABLES DE LA PELÍCULA.

Hay diversos aspectos a destacar en el largometraje:
– LA AMBIENTACIÓN: tanto los decorados y el mobiliario como el vestuario de los personajes está muy logrado y refleja el paso de las modas desde principios del siglo XVII hasta mediados del siglo XX. Destaca el vestuario de los reinados de Luis XIV y Luis XV, que nos sirven para estudiar la forma de vestir de la corte de los reyes absolutistas franceses. Así vemos como los nobles de la corte del Rey Sol llevaban peluca larga, casacas más largas y mangas más anchas, mientras que los de la época de Luis XV llevan peluca corta, casacas más cortas y mangas más estrechas. Sin embargo se ve que al equipo de rodaje no le dio tiempo a hacer una completa restauración del palacio, pues se ven columnas y marcos de puerta sucios en un palacio supuestamente nuevo y en uso.

– LA FRIVOLIDAD DE LA CORTE VERSALLESCA: es un rasgo típico de Versalles en la época de los tres luises. En este periodo, los escarceos amorosos eran frecuentes entre la aristocracia francesa y los mismos reyes Luis XIV y Luis XV tuvieron amantes que jugaron un importante papel para el destinodel país (Madame de Montespan, Maintenon, Pompadour, etc…), mientrasque las reinas quedaban en un segundo plano. Aunque ser un cornudo real era el más alto honor al que podía aspirar un noble, no siempre ésto era bien recibido por el marido (el marqués de Montespan fue encarcelado tras organizar un escándalo al enterarse de la relación amorosa que su mujer tenía con el rey). Los demás aristócratas de la corte imitaban la actitud del rey, adoptando como amantes a diversas damas al mismo tiempo que sus esposas mantenían relaciones amorosas con otros caballeros. Ésto sería muy criticado por una parte de la Iglesia gala.

– LAS INTRIGAS CORTESANAS: fueron muy frecuentes en Versalles y tenían como objetivo obtener el favor real, eliminar a un adversario o simplemente beneficiarse. En este contexto destacan el Asunto de los Venenos y el del Collarde la Reina. El primero hace referencia a unos casos de envenenamiento que afectaron a algunos miembros de la corte de Luis XIV y en los que estaban involucradas la duquesa de Soissons y una bruja llamada la Voisin. En medio de la investigación se descubrió que la Montespan administraba un filtro de amor al rey y asistía a misas negras oficiadas por la Voisin con el fin de atraerse de nuevo al monarca. La Voisin fue quemada en la hoguera, la Soissons, exiliada; y la Montespan, encerrada en un desván de Versalles, perdiéndo así el favor real. El segundo caso tuvo lugar durante el reinado de Luis XVI y fue el Caso del Collar de la Reina, un caso de estafa que tuvo por víctima al cardenal de Rohan y en el que se vio implicada la propia reina María Antonieta. La instigadora fue la condesa de la Motte, quien hizo pasar a una tal Nicole Leguay como la verdadera soberana con el fin de estafar al prelado. La impostora le pidió que sirviera de intermediarioen la compra de un collar en el que estaba interesada encargándose de reembolsar cuatro abonos de 400.000 libras. El cardenal compró la joya y se la entregó a de la Motte, que a su vez se lo da a su cómplice, que se hace pasar por lacayo de la reina.. El joyero real, complice de la estafa, le regalará a la impostora varias joyas. La condesa, temiendo que sospechen, se arriesga a pedirle a de Rohan un primer pago de 30.000 libras, pero éste es denunciadoa ante el rey, que lo detiene mientras está celebrando el oficio divino en la capilla real de Versalles. Durante el proceso, Nicole Leguay, el cardenal y Cagliostro (que había participado en la conjura, engañando al cardenal, haciendo ver que podía ver su futuro) son absueltos, el joyero Villette desterrado y la Motte condenada a prisión perpetua en Selpetriére.

– LAS CARACTERÍSTICAS DEL SISTEMA JUDICIAL DEL ANTIGUO RÉGIMEN: en la época del absolutismo, la justicia en teoría la impartía el monarca (era el juez supremo), pero éste solía delegarla en sus jueces. Se ve también como es una justicia parcial y selectiva en la que los castigos son diferentes según el grupo social al que pertenezcan los acusados. Por ejemplo, en el Asunto de los Venenos, se ve como mientras la Voisin es quemada viva, la duquesa de Soissons es desterrada y la marquesa de Montespan encerrada en un desván de Versalles. Esto nos demuestra que la nobleza disfrutaba de ciertos privilegios en materia penal, lo que constituía un freno para el estado absolutista, puesto que el rey no podía ir contra la nobleza.

– LAS FIESTAS: Versalles se convirtió en el marco de espléndidos festejos en los que se mostraba el poderío de Francia y la majestad de reyes absolutos como Luis XIV y Luis XV. En algunas fiestas se solían recrear grandes ciudades europeas (Venecia) y en otras, los asistentes se disfrazaban, tieniendo que adivinar quien de ellos era el rey y su amante (fiesta de disfraces de Luis XV y de la marquesa de Pompadour).

– LAS REFERENCIAS A DIVERSOS ACONTECIMIENTOS CLAVES DE LA HISTORIA DE FRANCIA: destacan las alusiones a la Revolución Francesa (la escena en la que una multitud parisina va a Versalles con el fin de exigir reformas al rey Luis XVI), al Tratado de Versalles de 1871 (al que hace referencia un guarda del museo del palacio. quien muestra el lugar a los turistas en 1900) y a la Paz del mismo nombre de 1919 (puesta en boca de los que visitaron Versalles en los años 40). Nos muestra el contraste entre la derrota humillante que sufrieron los franceses ante los alemanes en la Guerra Franco-prusiana y la gran victoria de la I Guerra Mundial, que para muchos franceses supuso la revancha contra el ejército germano.

– LOS RETRATOS COLECTIVOS: en determinadas escenas hay personajes reunidos en una habitación donde expresan sus pensamientos. Se trata de personalidades que tuvieron relevancia artística, cultural y política durante los reinados de los tres luises y que. a través de sus palabras, representan los ideales de la época. Así, el primer retrato colectivo representa a los políticos, literatos y artistas de la corte de Luis XIV (Colbert, Racine, Moliere, la Fontaine etc…); el segundo, a los ilustrados y enciclopedistas de la época de Luis XV (Voltaire, Montesquieu, Diderot, Rousseau, etc…); y el tercero, a todos aquellos que acabaron en la guillonita junto con Luis XVI (María Antonieta, Robespierre, Lavoisier, etc…)

– EL EPISODIO DE BENJAMIN FRANKLYN: es muy ilustrativo, porque nos muestra como Francia ayudó a los recien nacidos EE.UU en su lucha por su independencia de Gran Bretaña durante el reinado de Luis XVI. Franklyn fue el primer embajador norteamericano en Versalles y consiguió que el gobierno francés enviara un ejército al mando del marqués de La Fayette para ayudar a los colonos americanos en sus enfrentamientos contra los británicos. El mensaje que se desprende de esta escena es el siguiente: de igual manera que los franceses ayudaron a los americanos a conseguir su libertad, éstos le devolvieron a los galos el favor, ayudándoles a liberar a su país del yugo nazi durante la II Guerra Mundial.

http://army-of-angels.deviantart.com/art/si-versalles-pudiera-hablar-56229777

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • junio 2010
    L M X J V S D
    « May   Ago »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930