Ficha de la tierra de la gran promesa (1975)

LA TIERRA DE LA GRAN PROMESA. 1975 ( Ziemia obiecana)

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA

Género: Drama
Nacionalidad: Polonia
Director:
Andrzej Wajda
Actores:
Daniel Olbrychski;Wojciech Pszoniak; Andrzej Seweryn; Kalina Jedrusik; Anna Nehrebecka; Bozena Dykiel; Andrzej Szalawski; Stanislaw Igar; Franciszek Pieczka; Kazimierz Opalinski; Andrzej Lapicki; Wojciech Siemion; Tadeusz Bialoszczynski; Zbigniew Zapasiewicz; Jerzy Nowak
Guión: Wladyslaw Stanislaw Reymont;
Andrzej Wajda
Fotografía: Waclaw Dybowski;
Edward Klosinski; Witold Sobocinski
Música:
Wojciech Kilar
Calificación moral: No recom. menores de 13 años
Duración: 179 minutos.
Filmaffinity: Votos 179. Puntuación; 7.4/10

SÍNTESIS.-

En el auge de la Revolución Industrial, a finales del siglo XIX, tres amigos se unen para poner en marcha una fábrica en Lodz. Karol (Daniel Olbrychski) es polaco, Maks (Andrzej Seweryn) es alemán y Moryc (Wojciech Pszoniak) es judío. Todos se necesitan para poder llevar la empresa a buen fin, a pesar de que Maks y Moryc son alertados sobre la falta de escrúpulos y ambición desmedida de Karol. Ello junto a la agitada aventura amorosa de Karol con la esposa de un rico industrial judío no sólo afectan a su amistad sino que resultan decisivos para la explosión de otros problemas tanto personales como sociales que se han ido forjando.

COMENTARIO DE FRANCISCO SOLANO: INDUSTRIA Y CODICIA.

El Nobel polaco Wladyslaw Reymont trazó en La tierra de la gran promesa una especie de anatomía de la codicia. Un acercamiento en el auge de la era industrial, cuyas estrategias inhumanas frente al trabajo siguen vigentes, así como que el éxito también trae desdicha.

El polaco Wladyslaw Reymont (Kobiele Wielkie, 1867-Varsovia, 1925) goza en su país de enorme prestigio, gracias a su novela Los campesinos, con la que logró, en 1924, la concesión del Premio Nobel. Escritor de estirpe naturalista, Reymont se desentiende de precisar la cronología, para dotar a sus novelas de un escenario más simbólico que histórico. La fuerza de su arte radica, sobre todo, en la exposición de mural, con frecuentes devaneos con la moraleja y el didactismo, aspectos que son aún más evidentes en La tierra de la gran promesa, que antecede a su obra más famosa en más de diez años. La novela resultó, en el momento de su aparición (1899), reveladora del inhumano industrialismo capitalista, pero hoy ha quedado más bien convertida en una alargada crónica de ambiciones empresariales, maniobras comerciales y tácticas de salón, donde un matrimonio concertado también es una inversión, o incluso la más firme garantía frente a la amenaza de bancarrota.

No obstante, pese a su extensión y prolijidad -que no la hace más exacta, sino vagamente sinuosa, con recovecos que sólo sirven al realce del color de época-, La tierra de la gran promesa ofrece un retrato de la ciudad de Lodz (en el centro de Polonia) en el periodo de mayor auge industrial, cuando en poco tiempo se creaban grandes fortunas o se perdían de la noche a la mañana, y donde enriquecerse a costa de la explotación y la miseria de los obreros era una opción legitimada por la costumbre, ya que “no es ninguna excepción en Lodz morirse de hambre“. Reymont refleja, con notable parsimonia, la saga de arribismo y falta de escrúpulos -sin olvidar que el éxito, en una competencia despiadada, requiere también de inteligencia e ingenio mercantil- a través de una amplia galería de personajes, judíos, alemanes y polacos, vistos en sus antagonismos raciales y con sus características nacionales, que en sí mismas determinan la índole de su codicia. De hecho, el propósito de Reymont, sin duda, es proponer una anatomía de la codicia, pero también él se ve atrapado por los prejuicios sociales de la época; no soslaya cierto alarde antisemita -la visión del judío es aquí casi caricaturesca-, como tampoco la fascinación por la fortaleza y la eficacia alemanas, ni la necesidad de que la nobleza de espíritu recaiga en un polaco, Trawinski, el único personaje digno de admiración de toda la novela, a quien sin embargo se debe la más rotunda afirmación sobre el empresario de Lodz: “Sin ética se puede vivir, sin dinero no“.

Negocios de rápidos beneficios, préstamos usureros, fábricas que se incendian para evitar la quiebra y poder cobrar el seguro, conspiraciones de especuladores que quieren pasar por aristócratas, obreros destrozados por las máquinas, salarios de miseria, viudas harapientas que reclaman derechos nunca concedidos, señoritas de buen corazón traicionadas por no ser un buen negocio (“una prometida no es una letra de pago, es un recibo corriente y moliente“), todo dominado por la avidez de dinero y “el bacilo del trabajo” llevan a un callejón sin salida que Reymont resume en el aburrimiento. Con la acumulación de dinero, concluye el escritor polaco, se conquista el tedio. El personaje central, Karol Borowiecki, se da cuenta así de que el éxito también es la desgracia, y quiere crear felicidad ajena, ya que él no ha conseguido ser feliz. El lector llega a esta moralina después de recorrer demasiadas páginas; imposible aceptar, ahora, que el remordimiento burgués redime de la crueldad y la codicia; al contrario, prolonga el cinismo del capital.

http://www.elpais.com/articulo/narrativa/Industria/codicia/elpepuculbab/ 20070120elpbabnar_8/Tes

EL DIRECTOR.-

Andrzej Wajda es uno de los realizadores polacos de mayor proyección internacional. Con formación en Bellas Artes, descubrió el cine al ver un film del también pintor Fernand Léger. Entre su extensa y prestigiosa filmografía destacan “Kanal”, “Cenizas y diamantes”, “Paisaje después de la batalla”, “El bosque de abedules”, “La boda”, “El hombre de mármol”, “El hombre de hierro”, “El director de orquesta”, “Korczak”, “Los poseídos”, “Dantón”, “Pan Tadeusz”… En el año 2000 le fue otorgado un Oscar Honorífico por el conjunto de su obra.

Esta película supuso la consagración internacional de Andrzej Wajda. Se trata de la adaptación de una novela del Premio Nobel polaco Wladyslaw Reymont, y es considerada la mejor película de la historia del cine polaco, opinión refrendada por la multitud de premios cosechados.

La película ha sido restaurada por el propio director que eliminó algunas imágenes y frases impuestas por la censura política polaca de la época.

Entre otros premios obtenidos por el filme, podemos señalar:

Espiga de Oro en la Seminci de Valladolid – 1975
Finalista al Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa 1975
Mejor Película en el Festival de Moscú 1975
Mejor Director en el Festival de Cine Polaco 1975
Mejor Actor (Wojciech Pszoniak) en el Festival de Cine Polaco 1975
Mejor Banda Sonora (Wojciech Kilar) en el Festival de Cine Polaco 1975
Mejor Diseño de Producción (Tadeusz Kosarewicz) en el Festival de Cine Polaco 1975

http://cineenlared.com/noticias/_b_la_tierra_de_la_gran_promesa_b_de_b_

andrzej_wajda_b_-20060918010102.html

EL AUTOR DE LA BSO KILAR, WOJCIECH. Lvov (Polonia, ahora Ucrania), 1932

Se matricula en la Alta Escuela de Música de Katowice con el maestro de piano W. Markiewiczowna, y después continúa sus estudios de composición en París con Nadia Boulanger, instalándose ya definitivamente en la capital francesa.

En los años 60 fue, junto a los compositores Henryk Górecki y Krzystof Penderecki, uno de los integrantes de la Escuela de Silesia conocidos como “33”, refiriéndose a la edad de cada uno de ellos; apareciendo por primera vez en el Festival de Otoño de Varsovia y con la intención de cambiar las formas musicales de concierto impuestas en su país mediante sonidos experimentales, eclécticos y percusivos. Sin embargo, sus revolucionarias ideas se irían modificando sustancialmente hacia un movimiento más neoromántico envuelto en un gran sinfonismo, donde Kilar sería su exponente con más talento.

Compositor de formación clásica y poseedor de una sobria y atmosférica concepción musical, se involucra en el cine donde colabora activamente en las nuevas películas sociales polacas que estaban llevando a cabo con directores como Andrzej Wajda (La tierra de la gran promesa, La línea de sombra, Korczak), y Jerzy Hoffman (Tredowata).

Toda una institución en Polonia, fue galardonado por el Ministerio de Cultura en 1967 y 1976.

Cuando su genio parecía olvidado para siempre en el cine de su país, en 1992 es contratado por Francis Ford Coppola para su nueva versión de “Drácula“, irrumpiendo con fuerza con una de las obras maestras de la década, en una partitura repleta de matices, vigorosa y romántica. Su nombre se hace tremendamente popular e indispensable entre los grandes de la banda sonora, regalándonos a partir de esos momentos trabajos como “Retrato de una dama” y “Pan Tadeusz” y, lo que es más importante, provocando la recuperación de toda su obra mediante compactos recopilatorios.

En los últimos años es destacable su unión con el díscolo Roman Polansky, director polaco de su misma generación que inicia con su música una última etapa como creador artístico en historias repletas de magnetismo y oscuridad como “La muerte y la doncella“, “La novena puerta” y “El pianista“, película por la que consigue la Palma de Oro en el Festival de Cannes del 2002.

Nombre clave: Krzysztof Zanussi, director con quien ha colaborado desde su primera película (La estructura de cristal, 1969) hasta la última (Suplement, 2002). En estos 32 años de ininterrumpida unión han surgido grandes obras como Vida familiar, Kontrakt, Imperativ, Iluminación, Balance matrimonial, Spirala, El toque silencioso, Cwal

Incluyendo también múltiples trabajos para la televisión: Wage in der natch, Die Unerreichbare, De un país lejano, Skarby

Otros trabajos: Entre sus amplios trabajos encontramos una sinfonía para cuerdas en 1955; “Little Overture” (1955); “Concierto para piano y orquesta” (1996); oratorios; “Oda en memoria de Béla Bartok” (1962); trabajos corales; “Solenne para 67 músicos” (1967); “Prelude and Carol for 4 Oboes and Orchestra” (1972); “Exodus”, para orquesta y coros en 1981; “Preludio para cuerdas” (1988); “Piano Concerto” (1997); y su “Missa pro pace” (2000) con tenor, alto, soprano y coros.

http://www.scoremagacine.com/Compositores_det.php?Codigo=617

LA TIERRA DE LA GRAN PROMESA DE WLADISLAW REYMONT.-

Lodz es una ciudad polaca que está en el corazón de Europa; fue una ciudad de fortunas y miserias, de fabricantes y obreros, de fastos y revoluciones; en su día llamada la “tierra de la gran promesa“, como del mismo modo fueron llamadas otras muchas ciudades, otras muchas tierras, otras muchas naciones. La novela de Reymont nos cuenta su historia, que es la historia de Europa, tal vez del mundo, en su versión más compleja, porque es la historia del progreso y de la miseria, de una sociedad sin sentimientos ni valores, pero a la vez de ambiciones y deseos, de ideas y proyectos. Esta ciudad emblemática, con sus calles polvorientas y sus bosquecillos misteriosos, con sus antros de pobreza y sus mansiones señoriales, con sus fábricas y sus tabernas, constituye un microcosmos real y, al mismo tiempo, simbólico en su universalidad, que Wladyslaw Reymont, recrea con maestría. El lector asistirá a una galería de personajes entrañables en sus vicios y virtudes, en sus pasiones y debilidades, pero sobre todo se verá transportado al mundo multicolor, amalgama de razas y culturas, que fue la centroeuropa finisecular.

Nuestro mundo actual, globalizador, imponente, creado para los fuertes, para los capaces de llegar al llamado éxito social no ha surgido de la noche a la mañana. Unos sacaron oro del esfuerzo; otros la pobreza, la muerte, la enfermedad. Todos, una pérdida de los primigenios valores humanos, la libertad, el amor, la relación armónica con la naturaleza. Y de esto nos habla Reymont en su novela. Y por eso vale la pena leerla, para conocer nuestro pasado de la mano de un escritor de la mejor de las estirpes.

http://www.edicioneslaotraorilla.es/libro/45/la-tierra-de-la-gran-promesa/

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • junio 2010
    L M X J V S D
    « May   Ago »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930