El oficio de las armas

EL OFICIO DE LAS ARMAS, 2001. Il mestiere delle armi

21517-1eloficiodelasarmas

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA:

Género: Drama / Aventuras / Bélica
Nacionalidad:Francia / Italia / Alemania / Bulgaria
Director: Ermanno Olmi

Actores: Hristo Jivkov; Desislava Tenekedjieva; Sandra Ceccarelli;       Sasa Vulicevic; Sergio Grammatico; Dimitar Ratchkov; Aldo Toscano; Giancarlo Belelli; Vittorio Corcelli; Francesca Lonardelli; Paolo Magagna;        Nikolaus Moras; Ralph Palka; Franco Palmieri; Paolo Roversi; Claudio Tombini; Michele Zattara;                                                              

Productor: Alexander Metodiev
Guión: Ermanno Olmi
Fotografía: Fabio Olmi
Música: Fabio Vacchi
Calificación moral: No recom. menores de 13 años
Duración: 105 minutos.                                                         

Filmaffinity:Votos, 305.Puntuación, 6,2/10

SIPNOSIS:

Giovanni de Médicis, con tan sólo 28 años de edad, caballero del noble arte de la guerra, era capitán del ejército papal en la campaña contra los lansquenetes, mercenarios al servicio de Carlos V, emperador de los alemanes, quien irrumpió en Italia bajo el mando del General Zorzo Frundsberg. En vida, ya era un mito, pues se lo disputaban los príncipes por su gran experiencia en el oficio de la guerra. Amaba la vida. Fortuna y mujeres le sonreían. Ni un pensamiento sobre la muerte cruzaba por su mente. Y sin embargo fue en una de sus escaramuzas que Giovanni resultó herido en una pierna por una bala de cañón. La herida se gangrenó y la pierna acabó por tener que amputarse, aunque la operación no pudo evitar que la necrosis se extendiera. El valiente soldado que sólo había vivido para la espada y según la espada, que nunca temió el sufrimiento o la muerte, y al que adoraban sus tropas, murió como consecuencia de las heridas el 29 de noviembre de 1526.

COMENTARIO:

La filmografía de Ermanno Olmi es una de las más atípicas e interesantes de la historia del cine, y le convierte en uno de los mejores cineastas italianos de todos los tiempos. ..

Tras ocho años de inactividad, el ya septuagenario cineasta dirigió en 2001 El oficio de las armas, sensacional drama histórico que ha tardado tres años en estrenarse en España, a pesar de haber ganado nueve premios David di Donatello, el equivalente a los Goya españoles. En él, Olmi demuestra que todavía tiene mucho que decir.

La película arranca con el funeral del noble caballero Giovanni de Médicis, capitán de las tropas pontificias muerto el 29 de noviembre de 1526, cuando sólo contaba 28 años de edad. La causa de su fallecimiento fue la herida de arma de fuego que recibió durante su campaña bélica contra los lasquenetes alemanes, mercenarios luteranos, al servicio del emperador Carlos V, que irrumpieron en Italia bajo el mando del General Zorzo Frundsberg y que llevaron a cabo el famoso Saco (saqueo) de Roma.

En un largo flash-back, la película recuerda los momentos álgidos de esas luchas entre Giovanni de Médicis y Frundsberg, trágicamente marcadas por la falta de efectivos y el agobio económico del italiano que no podía pagar a sus hombres, el afán del alemán por evitar a toda costa la lucha directa y avanzar sin pausa hasta Roma, y las traiciones de los supuestos aliados del Papa, ansiosos por quedar en una buena posición con unos y con otros, aunque eso supusiera realizar maquiavélicas alianzas. El fresco se completa con los dramas de la frágil esposa de Giovanni de Médicis y de la principal amante de éste, que espera un hijo suyo.

El guión tiene una cierta estructura de reportaje histórico, impulsado a veces por declaraciones de los personajes mirando a cámara. En el hábil manejo de este arriesgado recurso se aprecia la veteranía de Olmi, que nunca ha dejado de dirigir documentales para el cine y la televisión, y que maneja el género como le da la gana. Sobre este sólido entramado documental se asienta una trama de ficción de impactante dramatismo y con profundas reflexiones sobre la crueldad de la guerra, la traición como recurso del juego político, el ideal inalcanzable del caballero cristiano, el valor del perdón y el arrepentimiento, y la necesidad de la fe, la esperanza y la caridad como únicas armas eficaces frente al pecado y al mal que genera. Todo ello, con la excusa externa de reivindicar el combate cuerpo a cuerpo frente a la deshumanización de la artillería y las máquinas de guerra.

En este sentido, cabe incluir en las antologías secuencias como la del Cristo románico despedazado por unos soldados digna de las mejores obras de Bergman o Dreyer o la de la amputación de la pierna de Giovanni de Médicis. En esta última escena alcanza su punto álgido el duelo entre carnalidad y espiritualidad que domina al personaje, expresado puntualmente a través de un erotismo explícito.

Este esfuerzo de Olmi por adentrarse en las profundidades antropológicas, sociológicas y religiosas de la Europa del siglo XVI se manifiesta también en un impecable trabajo de ambientación, resuelto siempre con un naturalismo de altísimo vigor visual. En este sentido, la sustancial planificación, el atrevido montaje lleno de vigorosas elipsis, los constantes encadenamientos de símbolos salvan alguna que otra premiosidad narrativa e involucran al espectador en el angustioso universo que describe la película. Un universo hiperrealista pero matizado por un empleo casi onírico de la iluminación -la espléndida fotografía de Fabio Olmi se mueve siempre entre exteriores neblinosos e interiores tenebristas- y de la música de Fabio Vacchi -ésta con irritantes contrastes sonoros, nada convencionales.

Todo este despliege de talento se redondea con unas interpretaciones muy sólidas, fundamentalmente gestuales, pero también eficaces en la elegante declamación del refinado guión. Ni un sólo anacronismo ensombrece la labor de los actores, metidos hasta los tuétanos en una época muy distinta a la nuestra, aunque sorprendentemente actual y universal en sus conflictos sociales y en sus dilemas morales. Un punto más a favor de una película profundamente pacifista y espiritual, que refuerza la posición de Ermanno Olmi entre los grandes del séptimo arte.

http://www.bloggermania.com/e/el-oficio-de-las-armas.html

Ligazóns recomendadas:

http://80.34.38.142:8080/cineparaleer/index.php?option=com_content&task=view&id=466&Itemid=40

http://80.34.38.142:8080/cineparaleer/index.php?option=com_content&task=view&id=466&Itemid=40

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • junio 2010
    L M X J V S D
    « May   Ago »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930